domingo, 4 de mayo de 2014

Para ellos no hay crisis

Mientras las encuestas auguran el pase de factura de la ciudadanía al PP con vista a las próximas elecciones autonómicas y municipales, algunos miembros del gobierno comienzan a lanzar señales acerca de cómo garantizarse un futuro inmaculado de las heridas de la crisis. Porque éstas, las heridas, son para los demás, no para ellos.

En un carrusel infame, desfilan altivos por los medios de comunicación para filtrarnos su cínico reposicionamiento. Y si no, vean cuan ufano se pavonea el ya exministro Arias Cañete caminito de Bruselas. Y es que si le toca una comisaría tras las europeas, abrochará cerca de 25.000 euros mensuales (permítanme que sea prosaico con señalar el volumen de la pasta, pero es que eso ayuda a describirlos), aunque claro, para algunos eso no es relevante, nunca lo ha sido porque nacieron por sitio diferente al resto de los mortales, como hace unos meses relaté en mi post “La cofradía de la cosa de colores”.


No menos impoluto nos va revelando pistas sobre su devenir el aplicado discípulo de Rodrigo Rato, Luis de Guindos, quien, tras nadar y guardar la ropa sobre sus responsabilidades en Europa del quebrado gigante de las hipotecas basura (surprime) estadounidenses, Lehman Brothers, supo alzarse a Ministro de Economía y Competitividad en el primer gobierno de Mariano Rajoy, teniendo que renunciar, no obstante, nada más y nada menos que a una suculenta canonjía de más de 368.000 euros anuales en el consejo de administración de Endesa. Son imparables y, si no, pregunten a su maestro Rato que no se le queda atrás.

Pues bien, ahora se especula con la salida del gobierno del Sr. De Guindos para emprender su carrera hacia la presidencia del Eurogrupo. Aunque aquí no está la cosa tan clara ya que parece que cuenta con competidores que puede que le tuerzan el rumbo (su actual presidente, el ministro de Finanzas holandés Jeroen Dijsselbloem, o el recientemente cesado como ministro de Finanzas francés, Pierre Moscovici, también apetecen de pastel tan suculento). Pero no pasaría nada, siempre quedaría como alternativa la vicepresidencia del Banco Europeo de Inversiones que es más que probable quede vacante por la imputación en el caso de los ERES de Andalucía de su actual titular Magdalena Álvarez (son 22.000 euros mensuales). 


Para éstos no hay crisis, para ellos el hundimiento del bienestar colectivo constituye oportunidades de negocio y de proyección personal y de la casta a la que pertenecen. Para ellos y su entorno la austeridad es un ente de razón que nunca padecerán en sus carnes ni en las de los suyos. 


Mientras todo esto es comedero de tertulias y mentideros políticos, ellos pregonan sin recato que, gracias a la austeridad que nos han impuesto en connivencia con la UE y el FMI, España ya va bien, que el año próximo irá mejor, que los pensionistas “mejorarán” su poder adquisitivo con el aumento de sus pagas en un 0,25% durante los próximos tres años (una media en torno a 3 euros mensuales), o que están mejorando las cifras de desempleo, ocultando que lo que realmente ocurre es que los parados huyen del gran naufragio de España.


Estos próceres piden a la ciudadanía que les revalide con su voto el próximo 25 de Mayo para seguir su dorado pavoneo por las instituciones europeas. A la vez prometen a Merkel lo que haga falta. Que España se plegará a sus exigencias cuantas veces la teutona lo demande, que volverán a subir los impuestos o bajar los sueldos cuando se tercie, que seguirán firmemente arrancando a jirones la dignidad a los españoles. 


Un gran amigo mío, cuyo nombre no desvelaré, sostiene que no hay que votar el 25M. Mi amigo es honesto y así es como desea mostrarles su desprecio. Pero ello sólo sería eficaz si aquellos fueran decentes.


Yo sí que iré a votar esta vez. Orientaré mi voto para castigarles y acusarles. No deseo concederles más ventajas, deseo que sepan que estoy activamente en su contra y de cuantos contribuyeron al latrocinio cometido con España.

A.J.G.G.


Últimas encuestas sobre las elecciones europeas:

2 comentarios:

  1. Hay que votar, aunque no haya nadie con carisma hay que votar. Están arrasando, esquilmando este país y hasta nos quieren amordazar. Buen post. Un cálido saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que sí. Gracias por tu aprobación. Saludos.

      Eliminar